Download Caso, Ángeles - Las Olvidadas PDF

TitleCaso, Ángeles - Las Olvidadas
File Size1.1 MB
Total Pages177
Table of Contents
                            ÍNDICE
AGRADECIMIENTOS
INTRODUCCIÓN
	CAPÍTULO I.
Hildegarda de Bingen
y las monjas sabias
	CAPÍTULO II.
Cristina de Pisan
y «la querella de las damas»
	CAPÍTULO III.
Las mujeres del humanismo
	CAPÍTULO IV
Las primeras escritoras de España
	CAPÍTULO V.
Sofonisba Anguissola 
y las pintoras olvidadas
	CAPÍTULO VI.
Visionarias, místicas y herejes.
El diálogo femenino con la divinidad
	CAPÍTULO VII.
Las grandes voces del gran siglo
	CAPÍTULO VIII.
Luisa Roldán y Artemisia Gentileschi,
las artistas rebeldes del Barroco
NOTAS
RESEÑA BIBLIOGRÁFICA
                        
Document Text Contents
Page 89

ÁNGELES CASO LAS OLVIDADAS

necesidades del propio estudio, el talento de las mujeres y, por supuesto,
el grado de permisividad del padre o marido. Sin embargo, los ejemplos
son tan numerosos como para no resultar casuales. Tan sólo en España,
podemos citar los nombres de un buen puñado de ayudantes femeninas
de sus padres o maridos, algunas de las cuales lograron incluso
desarrollarse por sí mismas: la propia Juana Pacheco, según diversos
testimonios, fue pintora y quizá colaborase con Velázquez en algunas de
sus obras; parece que ella es la mujer retratada, sosteniendo en su mano
una tablilla o un cartón de dibujar, en la obra de su marido conocida como
Sibila; siguiendo la tradición, su hija Francisca se casaría con un discípulo
del padre, Juan Bautista Martínez del Mazo, aunque ignoramos si también
ella ejerció la pintura. Unas décadas antes, en la segunda mitad del XVI,
las hijas del valenciano Juan de Juanes habían llegado a ser pintoras
destacadas en el seno de una familia de artistas prestigiosos; Dorotea y
Margarita Joanes Massip aprendieron el arte de la pintura al lado de su
padre, pero, además de colaborar con él, llegaron a recibir encargos
propios, como las obras que realizaron para diversos altares de la iglesia
de la Santa Cruz de Valencia, obras desaparecidas cuando el templo fue
demolido en 1869; la tradición les atribuye también las pinturas del altar
de la capilla donde está enterrado su padre, en Santa Cruz de Bocairente,
y parece probable que muchos de los cuadros considerados hoy en día del
taller de Juan de Juanes fuesen creación suya. En la misma época, fue
famosa en Madrid Isabel Sánchez, hija del pintor de cámara de Felipe II,
Alonso Sánchez Coello; Isabel fue, según parece, excelente retratista,
asidua colaboradora de su padre y, además, destacada intérprete musical;
Juan Pérez de Moya, que la conoció cuando era muy joven, escribió
asombrado sobre ella: «Retrata con grande admiración de los que de este
arte mucho entienden. Alléguese a esto su música de tecla, arpa, vihuela
de arco, cítara y otros instrumentos, y hácenla más clara su gentileza,
bondad, honestidad y mucha discreción; es de edad de diecisiete años».
Casada con el escultor Francisco de Herrera y Saavedra, su casa se
convirtió en centro de reunión de artistas y escritores, como Lope de
Vega, quien alabó su talento en algunos de sus versos. Contemporánea
suya fue la hija y ayudante del retratista Felipe de Liaño, cuyo nombre ni
siquiera conocemos.

Algunas décadas después, el gran pintor barroco José de Ribera el
Spagnoletto, contó con la asistencia en muchas de sus obras de su hija
menor, María Blanca, quien según parece abandonó la casa paterna para
fugarse con don Juan de Austria, bastardo de Felipe IV. En los mismos
años, Jesualda Sánchez, hija y viuda de pintores, mantenía en Valencia su
propio taller. Pintora y grabadora destacada en aquellos tiempos del
Barroco fue también la sevillana Josefa de Ayala, hija de un pintor
portugués y de Catalina de Ayala, que pertenecía igualmente a una familia
de artistas; casi toda su vida trabajó en la ciudad portuguesa de Obidos,
como maestra de su propio taller. Otra de las grabadoras de renombre en
el siglo XVII fue María Eugenia de Beer, hija del también grabador y pintor
flamenco Cornelius de Beer, que se instaló en España hacia 1630; María
Eugenia realizó numerosas portadas e ilustraciones de libros, así como
una importante colección de estampas de aves, dedicada al príncipe

- 89 -

Page 176

ÁNGELES CASO LAS OLVIDADAS

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA

ÁNGELES CASO

Nacida en Gijón en 1959, Ángeles Caso se licenció en Geografía e
Historia en la especialidad de Historia del Arte. Ha trabajado en
prestigiosas instituciones de su Asturias natal, como el Instituto Feijoo de
Estudios del siglo XVIII de la Universidad de Oviedo y la Fundación
Príncipe de Asturias. Posteriormente, entró de lleno en el mundo del
periodismo, desarrollando una sólida carrera en diversos medios de
comunicación: Televisión Española, Cadena Ser, Radio Nacional de
España y prensa escrita.

En 1993 publicó su primera novela, Elisabeth, emperatriz de
Austria-Hungría, que marcó el inicio de una exitosa andadura literaria, consolidada en 1994
con El peso de las sombras, finalista del XLIII Premio Planeta. Ángeles Caso es también
autora, entre otras obras, de El mundo visto desde el cielo (1997), El resto de la vida (1998),
Un largo silencio, galardonada con el premio Fernando Lara 2000 y la biografía Giuseppe
Verdi. La intensa vida de un genio (2001), Contra el viento (2009) que ganó el Premio
Planeta.

LAS OLVIDADAS

Siglo tras siglo, en las páginas más importantes de la historia universal, la obra de
muchas mujeres ha quedado sepultada bajo el peso de la misoginia, la tradición patriarcal y
también la ignorancia. Pero tanto en el arte como en la filosofía y en la literatura, un recorrido
desde el siglo XI al XVII descubre nombres de mujeres como tesoros milenarios, raras gemas
que con su belleza y valor completan el legado histórico que se forjó en estos siglos.

Hildegarda de Bingen, quien hasta el año de su muerte, en 1179, fue conocida en las
tierras de la actual Alemania por haber fundado el primer monasterio femenino, por sus
conocimientos musicales y por sus brillantes tratados sobre el poder curativo de las plantas,
considerados el origen de la moderna medicina natural. Cristina de Pisan, la primera escritora
profesional de la historia, poeta, historiadora y tratadista.

También en España existieron nombres acallados por el peso de la tradición machista:
Luisa Roldán o Isabel de Villena se unen a los nombres de monarcas pioneras como
Margarita de Navarra e Isabel la Católica. Las vidas de todas ellas, marcadas por las injurias y
por el desprecio hacia su condición femenina, constituyen un testimonio único de la lenta
evolución del pensamiento universal hacia el reconocimiento de las capacidades de la mujer,
demostrando que a pesar de los límites de la religión, la política y las sociedades quisieron
imponer, el ingenio, la valentía y la inteligencia no tienen sexo.

* * ** * *

- 176 -

Similer Documents