Download Crear Cultura Andy Crouch PDF

TitleCrear Cultura Andy Crouch
File Size6.6 MB
Total Pages312
Document Text Contents
Page 1

Recuperar nuestra vocación creativa

Page 2

Llevar más allá los horizontes de lo posible.

No basta con condenar la cultura. Tampoco basta con limi­
tarse a criticarla, copiarla o consumirla. El único modo de
cambiar la cultura consiste en crearla.

ANDY C R O U C H lanza un impresionante manifiesto en
el que llama a los cristianos a ser creadores de cultura. La
cultura es lo que hacemos con el m undo, tanto al crear
objetos culturales como al dar sentido al m undo que nos
rodea. Haciendo sillas y tortillas, idiomas y leyes, participamos
en la creación y la transformación de la cultura que 1 )ios
mismo efectúa.

M odelo en el tratamiento del tema que centra su interés,
este libro, que constituye un hito, será sin duda alguna el
santo y seña de una nueva generación de cristianos
culturalmente creativos. Ú nete al movim iento que va de
consumir a crear. 1 )escubre tu vocación de creador de cultura.

ISBN 978-84-293-1841-8

vwww.salterrae.es 9

http://www.salterrae.es

Page 156

!���'�� ���������� ����� �������������(��������������� �B������� �����
������������������������1���������������9� �������������� ��9��*�������
�������������������������������������(���������������������������
����������������������������������1������L������>������������������
����+������(��������������(���������������������������+������������
����� ��� �������� ��� ��� ������� �B������� ������� ��� ����� ���������� ���
������

VX�/��������B������(����������������1��W� ����1���L�����������
���B�� ��� �������� ��������B�� ��� 5������ �������� �����0�/������������
���*������������������������+��*������� ���������������3������ ������
����+����������� ��������������"����������� �������������B����������
*� '������������������B����� ��� ������N��0���=������B�?-�����'��������
�����������N*�������(��� ����������� ����������-�� ��������B�� ������ ��
���*� ���B������� ��������)����������� �������������������������������
>������

!� ���B�� ������ ������ ������ ��� �+��� ������� ��1��� ����� �����/��
�������*����������������)������L����������������������������������
�����1���������������B����������������� ��������� ����� ������(���
��� '������������������������������*�������������N�����������������F�
�����+�C� ������� ���������� �����������(���L��������������-�

L������������ �������������� ������������ �����������+�����(���������
��'�������������������������������������������������������/��=���
��������?��������������������*������/������������������������������
������������������������*���������������������������������>��+�����
��)����� �1��� ������������ ������������� ������������ *� ��������
�������������������������������������������������������������������
�����������������������(��� ������B����������������'���������������B�
����������������+���%�������������/�����������/��� ��������������
0����������������B�C� =`�����3��0������ ���� �����������>����0/�����
�����������������+������(������/�� '����������������������������������
�����������*���� ������������������������*����� �������������������������
���������� ������������� ����������C� ����� '��� ������� ���� /�� *� �����
/�?�N"��� ,�,@9,I-��!�����������0�����������������������1������������
����F������������������������������'�������9� � ��������������������9�
��� ��� �������� ����������������������������������E���������� �F���
����� ���0��)�� ���"���������� �� ��������� ������������� ���������� ���
�������������������!��������� ����������� �������������1�����������
������H/������ ,� ��H/������;���������������+��������������������

Page 157

vina en el polvo. Cuando vino a nosotros la imagen del Dios invi­
sible, no sólo asumió carne, sino también cultura.

Una de las contribuciones del experto en Nuevo Testamento
N.T. Wright ha sido hacernos ver que Jesús de Nazaret estaba to­
talmente inmerso en su contexto cultural. La monumental serie de
Wright «Los orígenes cristianos y la cuestión de Dios», en espe­
cial el volumen Jesús and the Victory o f Gnd, sitúa a Jesús clara­
mente en un entorno judío del siglo I, hasta el punto de que un lec­
tor protestante típico que se encuentre con la obra de Wright pue­
de sentirse un tanto desorientado. Jesús, según demuestra Wright.
se preocupaba por las cuestiones -culturales e históricas- que in­
quietaban a todos los judíos que vivían en la Palestina del siglo I.
El, al igual que sus contemporáneos, tenía que hacer frente a la
ocupación del territorio de Israel, con todas sus deprimentes im­
plicaciones acerca de los límites del poder del Dios de Israel; acu­
día al templo, con sus desagradables componendas entre el culto y
el aplacamiento de los dominadores romanos; y estaba inmerso en
la especulación acerca de la llegada o el retraso del Mesías de
Israel, que libraría a la nación de sus opresores de una vez por to­
das. El ministerio de Jesús no estaba orientado a abordar un con­
junto universal de cuestiones «espirituales», sino estas cuestiones
muy concretas e históricas de su tiempo y lugar. Jesús fue, ante to­
do, un cultivador de cultura.

Jesús como creador

Sin embargo, obviamente Jesús no se limitó a preservar y trans­
mitir su herencia cultural, sino que allí donde tocaba parte de la
herencia cultural de Israel, aportaba algo nuevo. Los autores de los
cuatro evangelios hacen hincapié en la innovadora enseñanza de I

I Su obra «Chrislian Origins and (he Question o f God» comprende (res volií
menes: The New Testament and the People o f God. Fortress. Minneapolis
1992; Jesús and the Victory o f God. Fortress, Minneapolis 1997; y The
Resurrection o f the Son o f God, Fortress, Minneapolis 2(X)3 (trad. cast.: � �
resurrección del hijo de Dios. Verbo Divino, Eslella 2008). Quienes estén
familiarizados con la obra de Wright se darán cuenta de que la segunda par
te de este libro tiene una profunda deuda con ella.

Page 311

siasmo, y Karl Johnson me invitó en distintas ocasiones a formar
parte del trabajo de Chesterton House. David Neff, Mark Galli.
Stan Guthric y Madison Trammcl han rechazado (o, al menos, han
puesto grandes objeciones) por buenas razxmcs algo que he escri­
to durante años; las grandes expectativas de John Wilson me han
llevado a lugares a los que, de lo contrario, nunca habría ido. Kcith
Blount, ateo inglés que no se disculpa por serlo, ha creado el ma­
ravilloso objeto cultural llamado «Scrivcncr», programa que, por
sí solo, justifica la existencia del ordenador Macintosh y que ha
hecho que completar este proyecto haya sido un gozo inesperado.
Gabc y Rebckah Lyons. JciTShinabarger y Daniel Kirkland han si­
do grandes amigos y aliados. Shane Hipps, Erik Lokkesmoe. Eric
Mctaxas, Mike Metzger, Dick Staub, W. David O. Taylor. James
Emery White y Grcgory Wolfe me han inspirado e impulsado a
mejorar mi «postura». En una breve visita y unas horas de escu­
cha. Ken Myers ha sido un gran aliento, y debo reconocer una vez.
más que su aguda claridad periodística ha producido la frase lo
que hacemos con el mundo. Los fíeles de la primera iglesia pres­
biteriana de Berkeley me han proporcionado la dosis final de en­
tusiasmo inteligente que necesitaba. Caín Anderson, Jon Boyd,
Carrie Bare y muchos otros miembros del personal del IVCF GMF
son unos asociados inestimables en el crimen (y en el caso de
Carrie sospecho que literalmente). La tenacidad y la creatividad de
Jeff Buncrson en el ministerio universitario es una de las grandes
maravillas de Cambridge y una fuente inagotable de aliento. La
curiosidad y el compromiso con la excelencia de Nate Clarke me
han hecho conocer una parte de la creación de cultura más gratifi­
cante de mi vida. Gary Haugcn, Larry Martin, Bcthany Hoang y
los profesores del Instituto UM me animaron a ir hacia Jesús y ha­
cia la justicia -y trataremos de mantener bien en secreto cuánto
nos divertimos cuando estamos juntos-. Brian Mel aren me pidió
que escribiera un libro en el que dijera a favor de quién estoy, no
en contra de quién; ¡aquí tienes, Brian! Alan Jacobs, un ensayista
sin par, es mi héroe y ha sido lo bastante amable como para ser mi
amigo.

Varios revisores anónimos me han proporcionado críticas y co­
rrecciones inestimables en las primeras fases de este libro, y les es­
toy profundamente agradecido.

Page 312

Los 12 (pero ¿quién va a contarlos?): John Kingston, Fritz
Kling, Mark Labberton, Fred Srnith, llarold Smith y Lauren
Winner han abierto puertas y me las han hecho atravesar, a menu­
do acompañándome en la aventura; Mark Tindall, Gcof Morin y
John Yates han sido hermanos inestimables en una nueva tierra. Al
Hsu, Andy Le Peau, JcPf Crosby, Bob Fryling y el equipo de IVP
han aportado a este proyecto pasión, inteligencia y excelencia (por
no mencionar la paciencia); es mejor en innumerables aspectos gra­
cias a su contribución creativa. No es habitual dar las gracias a un
editor que no se queda con un libro, pero el entusiasmo y la tena­
cidad de Juliattna Gustafson me hizo comenzar y me mantuvo en
marcha mucho después de que el contrato con IVP se hubiera fir­
mado; Julianna, estoy en deuda contigo. La deuda más profunda la
tengo con mis padres, Wayne y Joyce Crouch, con mi hermana,
Mclinda Ricker, y con Barbara y John Hirshfeld, por el modo en
que nuestras familias han configurado mis horizontes, haciéndome
posible mucho que, de lo contrario, habría sido imposible.

El 3, sitie quibus non, son en este caso sólo dos. Michael
Lindsay hace astutas preguntas, da graciosas respuestas, espera
siempre y siempre persevera, y su amistad y su compañía intelec­
tual han sido uno de los grandes dones que he recibido en el pro­
ceso de escribir este libro.

Catherine Hirshfel Crouch es mi compañera en el día a día cul­
tivando y creando, y sólo gracias a su ayuda las ideas de este libro
han pasado de las páginas a nuestra vida. Rstoy muy agradecido
por vivir con ella en la intersección de la gracia y la cruz.

Similer Documents