Download Deja de ser tú PDF

TitleDeja de ser tú
Tags Physics & Mathematics Physics René Descartes Mind
File Size5.7 MB
Total Pages352
Table of Contents
                            Quedé Aquí
E. animo, tempreamento, personalidad.
                        
Document Text Contents
Page 176

176 deja de ser tú

cia física, adelantándose a los sentidos: no me puedes negar que si en tu
vida se hiciera realidad un deseo que nunca se hubiera cumplido, sen-
tirías una emoción tan elevada como alegría, entusiasmo o gratitud...,
o sea, que puedes centrarte en esas emociones. En lugar de estar escla-
vizado por emociones que no son más que un vestigio del pasado, aho-
ra estás usando emociones elevadas para crear el futuro.

Las emociones elevadas de la gratitud, el amor y otras similares tie-
nen una frecuencia más alta y te ayudarán a adquirir un estado del ser
en el que te sentirás como si las situaciones deseadas ya hubieran ocu-
rrido. Si te sientes de maravilla, la señal que le estás enviando al campo
cuántico es que estas situaciones ya han sucedido. Agradecerlas te per-
mite preparar emocionalmente el cuerpo para que crea que lo que te
produce agradecimiento ya ha ocurrido. La meditación, al activar y co-
ordinar los tres cerebros, hace que puedas pasar de pensar a ser, y en
cuanto te encuentras en este nuevo estado del ser, tiendes más a actuar
y a pensar según quién estás siendo.

Tal vez te hayas preguntado por qué te cuesta tanto sentirte agrade-
cido o dar las gracias antes de que la situación deseada haya ocurrido.
¿Es posible que estés viviendo con una emoción memorizada que se ha
convertido hasta tal punto en parte de tu identidad, a nivel subconscien-
te, que ahora sólo te puedas sentir de la forma a la que estás habituado?
Si es así, quizá tu identidad dependa de la imagen que das al exterior
para distraerte y cambiar lo que en realidad sientes en tu interior.

En el siguiente capítulo hablaré de cómo cerrar este vacío y liberarte
de verdad. Cuando puedes sentirte agradecido o feliz fácilmente o ena-
morarte del futuro —sin necesidad de que nadie, nada o ninguna expe-
riencia te hagan sentir así—, estas emociones elevadas serán el combus-
tible para tus creaciones.

Page 177

7

El vacío

Un día estaba sentado en el sofá pensando en lo que significa ser feliz.
Mientras contemplaba lo desdichado que me sentía, pensé en que las
personas que más quiero me habrían intentado levantar el ánimo di-
ciéndome: No sabes lo afortunado que eres. Tienes una familia mara­
villosa y unos hijos estupendos. Eres un quiropráctico de éxito. Miles de
personas acuden a tus conferencias, viajas por todo el mundo visitando
lugares extraordinarios, sales en la película ¿¡Y tú qué sabes!?, y a mucha
gente le encantó tu mensaje. Incluso has escrito un libro que está tenien­
do mucho éxito. Me habrían soltado todas las razones emocionales y ló-
gicas por las que debería sentirme feliz. Pero sentía que me faltaba algo.

En aquel momento de mi vida estaba viajando cada semana de una
ciudad a otra para dar conferencias; a veces visitaba dos ciudades en tres
días. Se me ocurrió que estaba tan ocupado que no me quedaba tiempo
para practicar lo que enseñaba.

Fue un momento muy desconcertante porque empecé a ver que toda
mi felicidad venía del exterior y que la alegría que sentía cuando viajaba
y daba conferencias no tenía nada que ver con la auténtica alegría. Tenía
la sensación de necesitar a todo el mundo, de necesitar todas las cosas y
cualquier lugar del exterior para sentirme bien. La imagen que proyec-
taba a los demás dependía de factores externos. Y cuando no estaba dan-
do conferencias, haciendo entrevistas o tratando a los pacientes y me
encontraba en casa, me sentía vacío.

no me malinterpretes, estas cosas exteriores eran en cierto modo es-

Similer Documents