Download Encrucijada Emocional, Miedo (Ansiedad), Tristeza (Depresio_n), Rabia (Violencia), Alegri_a (Euforia) (4a. Ed.) PDF

TitleEncrucijada Emocional, Miedo (Ansiedad), Tristeza (Depresio_n), Rabia (Violencia), Alegri_a (Euforia) (4a. Ed.)
File Size2.7 MB
Total Pages282
Table of Contents
                            ENCRUCIJADA EMOCIONAL: MIEDO (...)
	PÁGINA LEGAL
	ÍNDICE
		PRÓLOGO
		1 VIVIENDO LAS CUATRO EMOCIONES
			El carro, los caballos y el cochero
			Las enfermedades psicosomáticas
			Características de las personas con procesos psicosomáticos
			La visión de oriente
			Los temperamentos
			Las cuatro emociones básicas
		2 EL MIEDO Y SU RELACIÓN CON LA ANSIEDAD Y LA ANGUSTIA
			Miedos del ser humano
			Miedo, susto, temor, pánico y terror
			Miedo, ansiedad y angustia
			Frente a la ansiedad vivir “aquí y ahora”
			Ansiedad o excitación
			Culpa y ansiedad
			Manifestaciones de la ansiedad
			Falsas salidas a la ansiedad
			Resumen de los síntomas más importantes y frecuentes de la ansiedad
			La angustia
			Las tres angustias más importantes del ser humano son
			Salidas a la angustia
			Propuestas para trabajar la ansiedad y el miedo
		3 LA TRISTEZA Y LA DEPRESIÓN
			La melancolía
			Depresión o tristeza
			Los síntomás más importantes y frecuentes de la depresión son
			Las causas más importantes de la depresión
			Los medicamentos antidepresivos
			Cuéntame ¿cómo te encuentras?
			Síndrome bipolar
			Terapia de la depresión
			Propuestas para trabajar la tristeza y la depresión
		4 LA RABIA Y SU RELACIÓN CON LA FRUSTRACIÓN Y LA IMPOTENCIA
			¿La rabia es mala o buena?
			Agresividad animal y humana
			La violencia
			El odio
			El resentimiento
			Causas de frustración y rabia
				Causas de frustración y rabia en el adulto
				Causas de frustración y rabia en el niño
				Causas sociales de frustración y rabia
			Maneras adecuadas de expresión y canalización de rabia
			Mecanismos de defensa y huida frente a la rabia
			Propuestas para trabajar la rabia
		5 LA ALEGRÍA
			Humanidad, humildad y humor
			El humor rompe las barreras
			Alegría desmedida o euforia
			La alegría que nos abre
			Propuestas para trabajar la alegría
		6 MÁS ALLÁ DE LAS EMOCIONES UNAS PALABRAS PARA EL AMOR
			Cualidades que van unidas al amor entre las personas
			Etapas del surgir emocional
		7 MECANISMOS DE DEFENSA Y DISTORSIONES DEL PENSAMIENTO
			Mecanismos de defensa físicos y psíquicos
			Distorsiones más importantes de los pensamientos o errores cognitivos
			Propuestas para trabajar el equilibrio emocional
		BIBLIOGRAFÍA ESPECIALIZADA EN EMOCIONES
                        
Document Text Contents
Page 141

140

taría tener o en lo que ha perdido, en el miedo que le da perder lo con-
seguido o no disfrutar de lo anhelado. El pensar nos lleva a todo ello,
sólo el sentir nos puede llevar a vivir lo que tenemos o lo que somos.

Puedo estar trabajando en una fábrica y mantener la fantasía de
que con lo que yo sé y trabajo, el jefe me valorará y me ascenderá. Con
ello me veo ganando más y más dinero y trabajando cada vez menos.
Pero resulta que las cosas no ocurren como yo pienso. Puedo volverme
violento contra esta sociedad que no ha satisfecho mis necesidades o
expectativas. Cuando esas expectativas o fantasías no se ven cumpli-
das y nos sentimos contrariados por ello podemos entrar en la frustra-
ción, y con la frustración vamos hacia la rabia. Es decir, que para que la
persona se sienta frustrada además de no cumplirse lo esperado tiene
que sentirse contrariada o no aceptar, ni admitir, lo que ha ocurrido.

Tenemos que tener siempre presente en nuestra vida que nadie ha
venido a este mundo a cumplir nuestras expectativas ni a satisfacer
nuestras necesidades o carencias. Cualquier persona que nos acom-
paña o ayuda en nuestra vida lo elige ella misma, pero no está obli-
gada a hacerlo.

Experimentamos ira cuando nos falla algo que esperábamos, algo
con lo que contábamos. Y el origen de la ira pasa por el deseo de que
el mundo y la gente sean diferentes a lo que realmente son. Cuando
las cosas no van por donde queremos nos sentimos frustrados y
entonces elegimos la acostumbrada y repetida reacción de enfado.

Siguiendo las explicaciones de Antonio Blay, la poca valoración
que podemos recibir de nuestros padres y maestros de escuela duran-
te la niñez, con frases como ¡No vales nada!, ¡eres un tonto!, etc. se van
grabando en nuestro interior y creamos una idea de mi mismo muy
baja por todo lo escuchado. Ya que esa idea que tengo de mi mismo
es baja, puedo intentar llegar a ser como... mi padre, como mi madre,
como un santo que conozco, es decir quiero alcanzar un ideal del yo
muy alto. Como no soy esa tercera persona y además dejo de ser yo
mismo, no alcanzaré ese ideal del yo que he puesto tan arriba. Al no
llegar me sentiré frustrado y entraré en la depresión o en la rabia.

ENCRUCIJADA EMOCIONAL

Page 142

141

4.- Idealización de una relación

Cuando conozco a una persona y entablo una relación con ella,
verdaderamente no la conozco en profundidad. Y muchas veces ocu-
rre que no me he enamorado de esa persona, sino de la imagen y de
la fantasía que yo me hago de ella.

Cuantas más carencias personales viva en mi vida diaria más voy
a fantasear con el príncipe encantado o la princesa de los cuentos de
hadas. Una vez pasado el deslumbramiento inicial, empiezan a apare-
cer cosas de esa persona que no me gustan y en ese momento poco a
poco voy convirtiendo todo eso en frustración, porque me doy cuenta
de que aquella persona no es lo que yo me había imaginado como ide-
al, no se corresponde con la fantasía de la que me había enamorado. Y
entonces esa persona ya no me gusta tanto. Empiezo a decir que esa
persona no es la misma persona que aquella con la que me casé, o que
conocí... Resulta que esa persona, a la que idealizamos tanto, también
se mete el dedo en la nariz y se hecha “pedos” de vez en cuando.
Cuanto más alto subimos a los altares a una persona, más nos sentire-
mos defraudados cuando ella no responda a nuestras expectativas.

Cuando elijo enfadarme por el comportamiento de otra persona
con frecuencia expreso que no le permito ser como ella es, y es como
si le dijera “si hicieras lo que yo hago, o fueras más parecido a mí no
me enfadaría contigo”.

El enamoramiento muchas veces se basa en la idealización del ser
amado. En un acto de exagerada imaginación el enamorado distorsio-
na o proyecta sus fantasías de perfección sobre el objeto de su pasión.
Cuando la ilusión de la “unión perfecta” no se cumple, llega el desen-
gaño. Y tras el desengaño, con desgraciada frecuencia, se pasa al resen-
timiento, el odio y la venganza. El amor se enfría y se pasa al odio y a
la revancha, y una forma muy común de revancha es el desprecio. Con
el desprecio o la venganza el autor cree que ha llegado a hacer justicia.

Es frecuente y normal en un momento estar agresivo frente a la
persona que más queremos, incluso tener un atisbo de odio. Pero
cuando el odio es continuo y busca la venganza, indica que sencilla-

LA RABIA Y SU RELACIÓN CON LA FRUSTRACIÓN Y LA IMPOTENCIA

Similer Documents