Download Libro Reparando El Cerebro - Margriet Boom Diaz de Leon[1] PDF

TitleLibro Reparando El Cerebro - Margriet Boom Diaz de Leon[1]
File Size15.7 MB
Total Pages385
Table of Contents
                            NUESTRA INNEGABLE SUBJETIVIDAD
                        
Document Text Contents
Page 192

subcorticales, dejando el comportamiento a merced de una mayor influencia
de las primitivas e intensas reacciones emocionales subcorticales sin poder
dirigirlas y modularlas (abordaremos este tema con mayor detenimiento en el
capítulo 6).

Así, la ansiedad puede presentarse tanto por un exceso como por una baja en
la activación dopaminérgica. Ante un caso particular sería muy riesgoso sacar
conclusiones precipitadas.

Es muy importante entender el complejo mecanismo que está implícito en la
ansiedad y descifrar por qué en el caso específico se está encendiendo la señal
de alarma para poder trabajar en respuesta a la misma, de ahí que sea tan
importante una valoración profunda y detallada del funcionamiento neurológico
del sujeto.

Diversidad de tratamientos ante el problema de la angustia con
factores tróficos

En términos generales, sabemos que ante los problemas de angustia hay que
favorecer el funcionamiento serotoninérgico (a través del BDNF). Sin embargo,
otra posibilidad sería que se tratara de un problema de hiperactivación
dopaminérgica, en cuyo caso podemos apoyar su recuperación a través del
GDNF. Si por el contrario se trata de una hiperactivación mesolímbicas de los
circuitos dopaminérgicos, en ese caso tendremos que favorecer la inhibición; o
sea GABA, para lo cual podemos proporcionar HGF. En algunos otros casos se
requiere estimulación glutamatérgico aunada a la estimulación GABA para
regular el sistema, en tal caso utilizaremos bajas dosis de FGF junto con GCSF y
HGF. Además del BDNF.

Como puede apreciarse, son diversas las opciones que se pueden seguir y el
camino sólo podrá ser marcado por una detallada valoración neurofuncional.

La valoración permitirá analizar la situación de cada funcionamiento. Si se
observa, por ejemplo, que hay una hiperactivación dopaminérgica en el
sistema mesolímbico, sabemos que el BDNF puede ser una interesante
herramienta al lado del HGF que contrarresta esta activación. El BDNF, como
analizamos en el pasado capítulo, tiene funciones variadas y muy importantes
en la estimulación de la plasticidad neuronal, pues no sólo favorece el
desarrollo de las neuronas serotoninérgicas sino que también parece estar
relacionado con la madurez de las neuronas dopaminérgicas (receptor D3). En
algunos de los problemas de angustia observamos, por un lado, una
hiperactivación dopaminérgica en el sistema mesolímbico apareada a un bajo
funcionamiento dopaminérgico a nivel frontal, lo que ocasiona que el sistema
más primitivo anule la posible actividad cortical, pues la amígdala se

Page 193

hiperactiva con pocas posibilidades de la corteza para retroalimentar el
sistema.

Ei BDNF al favorecer el desarrollo dopaminérgico y serotoninérgicos incide
indirectamente en esta desregulación (Berton, 2006; Govindar ajan, 2006).

Si además ayuda a la activación de las neuronas serotoninérgicas, que en este
circuito favorecen la activación de neuronas GABA, con la consiguiente
inhibición necesaria, este factor resulta un interesante medio terapéutico
siempre y cuando no exista actividad paroxística por su cualidad
sincronizadora.

Existen interesantes referencias que hablan de la compleja función de este
factor, señalando su efecto antidepresivo y su protección al funcionamiento del
hipocampo (Govindarajan, 2006) aunque para favorecer su importante función
neuroprotectora ante situaciones de estrés sabemos que el efecto no es
inmediato (hay que reparar diversos circuitos y esto lleva tiempo) y muy
probablemente será necesario apoyar el inicio del tratamiento con alguna
benzodiacepina (clonazepam –Rivotril -o alprazolam -Tafil-, etc.). También
puede ser recomendable la utilización temporal de algún antidepresivo
(fluoxetina -Prozac- o sertraiina -Altruline-, etc.) con lo que se logra un rápido
alivio de los síntomas mientras paralelamente se va favoreciendo la
recuperación funcional.

No obstante, si por contrario nos encontramos con un problema depresivo en
donde el desgaste serotoninérgico por estrés crónico y la baja de actividad en
la corteza prefrontal ha llevado a una sensación de des validez ante los
diversos retos de la vida cotidiana, conjuntándose un muy bajo funcionamiento
de la memoria de trabajo (que estudiaremos más adelante), la utilización del
HGF, que pudiera ser tan útil en otros casos apagaría más aún al sistema y
aumentará la ansiedad hasta niveles catastróficos, de ahí que insistamos en la
importancia de la valoración neurofuncional; en este caso la combinación
adecuada podría ser BDNF, GDNF y FGF, paralelamente a la utilización de algún
antidepresivo de los ISRS que se ha visto tienen importantes efectos
neurorreparadores pues favorecen la expresión del BDNF (García, 2002)
(paroxetin Paxil, fluoxetina Prozac, sertralina Altruline, etc.), y quizá más
adelante se incluiría el HGF.

Puede existir aún otra situación que genere también un cuadro de ansiedad. Si
la ansiedad es producto de la existencia de un "foco irritativo" en el lóbulo
temporal (falta de inhibición en algún punto localizado del cerebro que
presenta un voltaje alto y una actividad lenta y afilada), el darle a la persona
BDNF, que fue indispensable en los otros casos, la llevaría a propagar esta
descarga (ya que el BDN favorece la sincronización, y aumenta la posibilidad
de la propagación de esta descarga) generándose un problema más grave. En

Similer Documents