Download Salesman Eliecer - Manual de Predicadores Y Catequistas PDF

TitleSalesman Eliecer - Manual de Predicadores Y Catequistas
TagsJesus Christ (Title) Priest Evangelism Sermon
File Size12.9 MB
Total Pages196
Document Text Contents
Page 1

Sálesman
•a . ]

L Edición.

ID Y PREDICAD
(Me. 16)

WnBBH^&m

MANUAL
D€ Pfi€DICflDOR€S

V CflT€OUISTflS
400 CONSEJOS PRÁCTICOS

Page 2

LIBROS QUE
TODO CATÓLICO

PEBF TENER
SON BARATÍSIMOS Y MUY PRÁCTICOS

I. CAIfcCISMOS

1o. CATECISMO BÁSICO ASTETE. 19a. edición. 114 páginas. 180 pre-
guntas.

2o. MANUAL DEL CATÓLICO. 200 páginas. Gráficos a color. Prepa-
ración para la 1a. Comunión. Un millón y medio de ejemplares
vendidos. 22a. edición.

3o. CATECISMO CATÓLICO EXPLK ) 10a. edición. 280.000 ejem-
plares. 325 páginas.

4o. MILITANTES DE CRISTO. Preparación a la Confirmación. 8a. edi-
ción. 90.000 ejemplares. 225 páginas.

5o. 50 RESPUESTAS A LOS PROTESTANTES. 11a. edición. 115.000
ejemplares.

II. LIBROS MARIANOS

6o. PEQUEÑO CATECISMO MARIANO. 88 preguntas. 128 páginas.
6a. edición.

7o. EL LIBRO DE LA VIRGEN, por Sálesman. 10a. edición. 125.000
ejemplares. 255 páginas. A todo color.

8o. EJEMPLOS MARIANOS. 5a. edición. 35.000 ejemplares. 234 hechos
históricos.

9o. SAN |UAN BOSCO Y MARÍA AUXIL! 8a. edición. 51.000
ejemplares.

10o. LAS GLORIAS DE MARÍA Por San Alfonso. Edición No. 797. Lo
mejor que se ha escrito acerca de la Sma. Virgen.

11o. MEMORIAS DE LUCIA. La que vio a la virgen de Fátima. 5a.
edición colombiana. Trae datos muy interesantes.

12o. EL SANTO ROSARIO. 4a. edición. 176 páginas. Muy bello.
13o. AÑO MARIANO. Una lectura para cada día del año. 2a. edición.
14o. MES DE MARÍA. 31 meditaciones, una para cada día del mes.

De venta en Librerías religiosas y en
APOSTOLADO r;:: •• -\ • f >¡ i:

: ) \ OÍA
Cra. 6 No. 27-63 sur. Tel.: 2093366

Envíos a domicilio Tel.: 2787974 - Santafé de Bogotá

P. Eliécer Sálesman

MANUAL
DE

PREDICADORES
Y

CATEQUISTAS
400 CONSEJOS PRÁCTICOS

2a. Edición
20.000 Ejemplares

Apostolado Bíblico Católico

Page 98

vina no me hubiera preservado. Qué bondad la de
Dios que a pesar de que no me cansaba de ofenderlo,
El no se cansaba de ayudarme. ¿Quién podrá medir tu
misericordia? Yo pecaba y tú disimulabas. Yo no me
contenía y seguía ofendiéndote y Tú te contenías y
no me castigabas. Alargaba yo por mucho tiempo mi
dedicación al pecado y Tú alargabas el tiempo de tu
perdón.,.y me hiciste un gran regalo: que lo malo que
antes me parecía dulce y agradable, empezara apare-
cerme amargo y desagradable. Que yo que sentía gozo
haciendo lo malo, comenzara a reflexionar sobre lo
dañoso que estaba cometiendo...y me diste el arrepen-
timiento y se pudo decir de mí: "Dichoso el que está
absuelto de su culpa y que no se le anotan sus peca-
dos". Y me concederás otra misericordia: ser capaz de
contenerme ante lo malo, y poder tener enmienda y
evitar recaídas no sea que el estado segundo de mi al-
ma llegue a ser peor que el primero. Tú puedes hacer-
me la misericordia de quitar de sobre mis hombros el
yugo del pecado. Porque el que comete pecado se ha-
ce esclavo del pecado, y nadie se libra de ese yugo si
uno más fuerte no lo libra...y me darás la misericordia
de llegar a tener una conducta irreprochable y un pre-
mio eterno. Amén.

192

Capítulo Quinto

TEMAS QUE
CONVIENE

EN LA
PREDICACIÓN

193

Page 99

es vital
que
0 r los jóvenes*

sentir quef
un cambie

es posibl

Temas que conviene tratar
en la predicación

204. TEMAS ESENCIALES

Jesús tenía como tema principal cuando llegaba a un
sitio: "Convertios, haced penitencia y creed en el evan-
gelio" (S. Marcos 1,15). San Juan Bautista tenía tam-
bién como tema principal: "Den frutos de conversión,
porque el árbol que no dé buen fruto será cortado y
echado al fuego" (S. Lucas 3,10). San Pedro después de
recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, tomó como
conclusión de su primer sermón: "Convertios, que cada
xmo se convierta" '^etínos ^,1TIX). 'SaníaVio e'itema que
iba predicando en todas partes era el de la fe, la fe en Je-
sucristo. Y este apóstol y San Esteban escogieron como
temas muy importantes de sus sermones: "La historia de
la salvación" (Hechos 7,1 y 13,17). Estos temas debe-
mos tratarlos frecuentemente también nosotros.

205. PERO OJO: NO IRSE POR LAS NUBES

Que no nos suceda que por alimentar a dos o tres ove-
jas escogidas del auditorio, nos dediquemos a proporcio-
narles en nuestros sermones el pan refinado de la místi-
ca, cuando lo que necesita el grueso del ejército que nos
escucha es el pan integral del catecismo. Eso sería aban-
donar en la carretera a 97 ovejas descarriadas y dedicar-
nos a cultivar sólo a las dos o tres ovejas blancas.

195

Page 195

siempre lo tuve". S. Agaton tiene temor: ¿pero habien-
do llevado vida tan santa? le dicen sus discípulos.-Es que
los juicios de Dios son distintos a los de los hombres.

San Gregorio decía: "Los prudentes piensan en el jui-
cio que les va a hacer el Divino Juez, y procuran prepa-
rarse cada día para ese juicio y si a veces no les angustian
malas obras, sí los afanan los malos pensamientos".

Si tanto temen los santos, ¿qué diremos los pecado-
res? Si tiembla el cedro del Líbano, ¿qué diremos las ca-
ñas del desierto? No se trata de perder la vida temporal
sino de la vida eterna. No tendrás sino tus obras y tu
conciencia... ¿de qué me aprovecharán en ese momento
mis honras y dignidades, si sólo me queda el vestido de
muerto y el ataúd, y salen a recibirme los gusanos? De
los deleites pasados sólo quedan sus excrementos: sus re-
mordimientos. He vivido en toda clase de pecados y no
hice caso a los llamamientos de la conciencia, ¿y ahora
qué voy a cosechar?

Considera: lo . ¿Qué tan grande será la pena que sen-
tirás a la hora de la muerte por las ofensas que hiciste a
Dios? 2o. ¿Qué será lo que en aquella hora desearías ha-
ber dicho y hecho por Dios, para tenerlo amigo y con-
tento? 3o. ¿Qué clases de penitencias y trabajos y obras
buenas desearás entonces haber hecho para ir pagando
tus pecados?...Que de tal manera que te vayas portando
desde ahora como desearás en la hora de la muerte ha-
berte comportado...

Esa piel que tantos pecados cometió e hizo cometer,
será ahora un pellejo sucio y lleno de pus y de gusanos...
Esa boca que semejantes cosas decía y tanto comía y no
se mortificaba: ¿será gusanos, pus, hediondez, y qué te
has llevado? Esas riquezas que amontonaste, ¿cuánto te

386

llevaste? tu vestido de muerto y tu ataúd, y de allí no te
mueves. El más lindo rostro del mundo, la piel más ex-
quisita, ahí está: debajo de tierra o entre ladrillos en un
sepulcro o morada, agusanada, podrida, asquerosa.
¿Cuántos amigos te acompañarán? Cuántas obras bue-
nas hayas hecho. Aquellos ojos que tantas imprudencias
miraron, serán huecos que huelen a mal...ratones pasan
por ellos...aunque seas tan rico y poderoso como Alejan-
dro Magno, en un ataúd estarás y allí te quedarás... ¿Y
tu alma? ¿Y tu puesto en la eternidad?

Oh locura no prepararse para ese trance: mirarás tu
vida y te avergonzarás...allí se determina lo que para
siempre ha de ser... ¡Cuánta fe muerta sin obras buenas!
¡Cuan poco fruto en esas manos y cuánto escándalo da-

do a tantas personas! ¡Qué diéramos por no haber clava-
do los ojos en escenas indebidas ni hablado lo malo, ni
obrado malas acciones, y si haber obrado el bien y reza-
do mucho más y dado siempre buen ejemplo a todos!

En el día del Juicio repetiremos lo que dijo la Samari-
tana: "Me dyo todo lo que he hecho" (S. Juan 4,39) y
se cumplirá lo que anunció el Señor: "Llega la hora en
que todos los que están en los sepulcros oirán la voz del
Hijo de Dios, y los que obraron el bien resucitarán para
la vida, y los que han hecho el mal, para la condena-
ción" (S. Juan 5,28). Todavía tenemos tiempo para ele-
gir cuál de los dos destinos preferimos. Ya que somos
inteligentes, elijamos el que más nos conviene eterna-
mente.

Todo para mayor Gloria de Dios.

* * * * íriN * * * *

387

Page 196

ÍNDICE

CAPITULO PRIMERO
Importancia de la predicación 5

CAPITULO SEGUNDO
Defectos que hay que evitar 47

CAPITULO TERCERO
Cualidades que hay que conseguir 95

CAPITULO CUARTO
Cómo hablaron los grandes triunfadores 151

CAPITULO QUINTO
Temas que conviene tratar en la predicación . . 193

CAPITULO SEXTO
Como preparar un sermón o una Catequesis . . . 215

CAPITULO SÉPTIMO
Métodos para volverse mejor predicador 269

CAPITULO OCTAVO
Los ejemplos en la predicación 325

CAPITULO NOVENO
Partes importantes de un Sermón 341

CAPITULO DÉCIMO
La importancia de un buen comienzo 351

CAPITULO ONCE
Sermones y discursos de Personajes famosos . . 361

Similer Documents