Download Teorias explicativas autismo PDF

TitleTeorias explicativas autismo
TagsAutism Theory Of Mind Theory Psychology & Cognitive Science Executive Functions
File Size88.3 KB
Total Pages5
Document Text Contents
Page 1

XIII
Congreso Nacional
AETAPI
16, 17 Y 18 DE NOVIEMBRE
SEVILLA 2006






Presentación
comunicación

Fecha 18-6-2006




Título completo de la
Comunicación/panel/vídeo:




EXPLICACIONES TEÓRICAS DEL AUTISMO: UNA GUÍA BREVE
SOBRE LOS MODELOS PSICOLÓGICOS MÁS RECIENTES.



Tema


TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL AUTISMO



Resumen del contenido


Desde la década de los 80, la explicación teórica del autismo ha venido

asociándose a, básicamente, tres teorías psicológicas: Teoría de la Mente, Función
Ejecutiva (FEj) y Coherencia Central (CC). La teoría del déficit mentalista o de
Teoría de la Mente sitúa como base de la explicación la alteración en la capacidad
cognitiva de realizar meta-representaciones. La teoría del déficit ejecutivo plantea que
el déficit central no es ni cognitivo ni general (es decir, es más básico y no afecta
sólo al procesamiento de la información social), afectando a un conjunto de
procesos necesarios para controlar y regular la acción tales como la planificación,
inhibición, flexibilidad, memoria de trabajo, generatividad y monitorización. La
teoría de la Coherencia Central postula dificultades para integrar la información y, en
general, un estilo cognitivo caracterizado por la tendencia al procesamiento local o
de detalles y la dificultad para elaborar representaciones significativas globales a
niveles tanto perceptivos como cognitivos (la llamada “Coherencia Central Débil”).

Sin embargo, a lo largo de los 90, ha habido cambios muy significativos en
la forma de plantear las posibles explicaciones del autismo, gracias entre otros
factores a: (1) el interés, cada vez mayor, por el estudio de los primeros síntomas
y por el desarrollo temprano de ciertas capacidades/déficits (p.ej., los precursores
de los déficits mentalistas y ejecutivos); (2) el desarrollo de las técnicas de
neuroimagen, que han aportado validez convergente a las teorías anteriores y
evidencia de gran interés sobre el funcionamiento del cerebro/mente de las
personas con TEA, y (3) el desarrollo de modelos cada vez más complejos, tanto
“neurocognitivos” como “socioculturales”, sobre el desarrollo “típico o habitual”.
Así, se puede afirmar que, a lo largo de la última década, se ha producido un
proceso de cambio importante en el foco y la orientación general de las
investigaciones, por un lado, situando en el centro de la atención las competencias
socioemocionales tempranas, y, por otro, incorporando una perspectiva
genuinamente ontogenética a las teorías explicativas previas.

En el momento actual, existen diversos modelos que, apoyándose en
datos tanto conductuales (actuales, retrospectivos y prospectivos; clínicos, de
observación natural y experimentales) como de neuroimagen, están proponiendo
hipótesis cada vez más refinadas tanto sobre el desarrollo ontogenético de los TEA
como sobre sus posibles déficits fundamentales. Los modelos desarrollados por
autores como Peter Hobson, Meter Mundy, Marian Sigman, Sally Rogers, y otros
autores, así como sus sucesivas variantes, no son todavía tan conocidos como las
teorías de ToM, FEj o CCD, y guardan una conexión desigual con ellas, pero

Page 2

contienen elementos esenciales tanto para la comprensión/explicación de los TEA
como para su detección diagnóstica y tratamiento.

El objetivo del presente póster es ofrecer una síntesis de estos modelos
recientes del autismo, sus fundamentos, sus relaciones mutuas y sus implicaciones
teóricas y prácticas. Nuestro interés es que esta síntesis resulte una guía útil para
los profesionales e investigadores del autismo, favoreciendo la puesta al día de de
su conocimiento teórico de los TEA y el desarrollo e innovación de sus prácticas
profesionales.

En primer lugar, presentaremos las teorías que proponen un modelo
general de autismo (teorías de Hobson y Rogers). Después analizaremos
planteamientos recientes que proponen alteraciones tempranas de procesos
fundamentales para la explicación del autismo, como el de Bryson y cols., a nivel
psicológico, y el de Schultz a nivel neurobiológico. Seguidamente comentaremos el
modelo de orientación social de Mundy, como modelo explicativo de la
ontogénesis de los TEA. Por último, expondremos la reciente teoría de Tomasello
sobre el desarrollo típico y su relación con los modelos explicativos en autismo.

El modelo interpersonal de Peter Hobson plantea, a grandes rasgos, que
el déficit central de las personas con autismo no es cognitivo, sino afectivo. En su
última actualización, establece que la alteración de los niños con autismo se sitúa
en el ámbito de la identificación y que afecta la capacidad de `moverse´ hacia la
perspectiva del otro.

Sally Rogers propone que la alteración central de las personas con
autismo se da en la imitación. Las dificultades tempranas en imitación afectan a la
capacidad del niño para implicarse de manera recíproca en la interacción con el
adulto y a las funciones ejecutivas tempranas, alterándose así todo su desarrollo
socio- cognitivo.
Bryson y sus colaboradores sitúan entre las posibles causas primarias de
la alteración de las personas con autismo, a nivel psicológico, la capacidad reducida
de las personas con autismo para desenganchar su atención. Desde un nivel de
análisis neurobiológico, Schultz establece que la alteración temprana de la amígdala
afecta el desarrollo de áreas corticales, especialmente el área especializada en el
procesamiento de caras del giro fusiforme del lóbulo ventral temporal, lo que
causa una alteración en cascada que altera el desarrollo socio-cognitivo de las
personas con autismo.
El grupo de investigadores liderado por Sigman y Mundy, lleva desde
mediados de los años 80 planteando la necesidad de entender las dificultades de
atención conjunta (intersubjetividad secundaria en otras terminologías) como uno
de los elementos alterados básicos del autismo, puesto que los procesos
subyacentes a estas conductas requieren la integración de competencias cognitivas
y emocionales, ambas alteradas en autismo. Tras años investigando las conductas
de atención conjunta y en consonancia con otros autores, Peter Mundy ha
planteado un modelo de orientación social para explicar el desarrollo cognitivo y
social de los niños con autismo, desde un plano tanto neuropsicológico como
psicológico. En este modelo, se propone, entre otros, el concepto de “feedback
social negativo” para explicar la progresiva desviación cualitativa del desarrollo de
los niños con autismo respecto al patrón de desarrollo habitual.

Finalmente, Michael Tomasello y su grupo han elaborado un modelo
general sobre el desarrollo típico, que ya está generando una gran cantidad de
investigación y con importantes implicaciones para comprender el desarrollo de
los niños con autismo. El modelo parte de la idea de que la capacidad para
colaborar en actividades donde todos los participantes comparten tanto los
objetivos como las intenciones es la diferencia crucial de la cognición humana, lo
que no sólo requiere sólo que los niños/as sean capaces de entender las
intenciones del otro e imitarle (aprender culturalmente), sino también estar
motivados por compartir diversos estados psicológicos.




Autores de la
Comunicación/panel/vídeo


Rubén Palomo y Mercedes Belinchón

Page 3

Información de contacto


Nombre Rubén Palomo Provincia Madrid
Centro trabajo Universidad Autónoma de Madrid Código postal 28049

Dirección

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.
FACULTAD DE PSICOLOGÍA.
SALA DE PERSONAL INVESTIGADOR EN
FORMACIÓN.
Carretera de Colmenar s/n, km 15 MADRID
28049

Teléfono
661957637
914978750

Ciudad Madrid
Correo

electrónico [email protected]


Tipo de comunicación


Comunicación Vídeo Poster /panel x
Otros

Señalar cual





Equipo necesario para la
presentación (diapositivas,

vídeo, dvd, etc…)









Enviar un formulario diferente para cada comunicación (aunque sean los mismos autores) Por
favor, envíe este formulario a la Secretaría del Congreso antes del 15 de Mayo de 2006.

Page 4

EXPLICACIONES TEÓRICAS DEL AUTISMO: UNA GUÍA BREVE SOBRE
LOS MODELOS PSICOLÓGICOS MÁS RECIENTES.


Rubén Palomo y Mercedes Belinchón
Facultad de Psicología.
Universidad Autónoma de Madrid.


Desde la década de los 80, la explicación teórica del autismo ha venido
asociándose a, básicamente, tres teorías psicológicas: Teoría de la Mente, Función
Ejecutiva (FEj) y Coherencia Central (CC). La teoría del déficit mentalista o de Teoría de
la Mente sitúa como base de la explicación la alteración en la capacidad cognitiva de
realizar meta-representaciones. La teoría del déficit ejecutivo plantea que el déficit central
no es ni cognitivo ni general (es decir, es más básico y no afecta sólo al procesamiento
de la información social), afectando a un conjunto de procesos necesarios para
controlar y regular la acción tales como la planificación, inhibición, flexibilidad,
memoria de trabajo, generatividad y monitorización. La teoría de la Coherencia Central
postula dificultades para integrar la información y, en general, un estilo cognitivo
caracterizado por la tendencia al procesamiento local o de detalles y la dificultad para
elaborar representaciones significativas globales a niveles tanto perceptivos como
cognitivos (la llamada “Coherencia Central Débil”).

Sin embargo, a lo largo de los 90, ha habido cambios muy significativos en la
forma de plantear las posibles explicaciones del autismo, gracias entre otros factores a:
(1) el interés, cada vez mayor, por el estudio de los primeros síntomas y por el
desarrollo temprano de ciertas capacidades/déficits (p.ej., los precursores de los
déficits mentalistas y ejecutivos); (2) el desarrollo de las técnicas de neuroimagen, que
han aportado validez convergente a las teorías anteriores y evidencia de gran interés
sobre el funcionamiento del cerebro/mente de las personas con TEA, y (3) el
desarrollo de modelos cada vez más complejos, tanto “neurocognitivos” como
“socioculturales”, sobre el desarrollo “típico o habitual”. Así, se puede afirmar que, a
lo largo de la última década, se ha producido un proceso de cambio importante en el
foco y la orientación general de las investigaciones, por un lado, situando en el centro
de la atención las competencias socioemocionales tempranas, y, por otro,
incorporando una perspectiva genuinamente ontogenética a las teorías explicativas
previas.

En el momento actual, existen diversos modelos que, apoyándose en datos
tanto conductuales (actuales, retrospectivos y prospectivos; clínicos, de observación
natural y experimentales) como de neuroimagen, están proponiendo hipótesis cada vez
más refinadas tanto sobre el desarrollo ontogenético de los TEA como sobre sus
posibles déficits fundamentales. Los modelos desarrollados por autores como Peter
Hobson, Meter Mundy, Marian Sigman, Sally Rogers, y otros autores, así como sus
sucesivas variantes, no son todavía tan conocidos como las teorías de ToM, FEj o
CCD, y guardan una conexión desigual con ellas, pero contienen elementos esenciales
tanto para la comprensión/explicación de los TEA como para su detección diagnóstica
y tratamiento.

El objetivo del presente póster es ofrecer una síntesis de estos modelos
recientes del autismo, sus fundamentos, sus relaciones mutuas y sus implicaciones
teóricas y prácticas. Nuestro interés es que esta síntesis resulte una guía útil para los
profesionales e investigadores del autismo, favoreciendo la puesta al día de su
conocimiento teórico de los TEA y el desarrollo e innovación de sus prácticas
profesionales.

Similer Documents