Download Zambrano Maria - El Hombre Y Lo Divino PDF

TitleZambrano Maria - El Hombre Y Lo Divino
File Size7.7 MB
Total Pages400
Document Text Contents
Page 1

Por

MARÍA ZAMBRANO

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

Page 2

Prim era edición, 1955
Prim era reim presión, 1966
Segunda edición (aum entada), 1973

Sexta reim presión, 2012

Zambrano, María
El hom bre y lo divino / María Zambrano. — 2a ed. — México : f c e ,

1973
412 p . ; 17 x 11 cm — (Colee. Breviarios ; 103)
ISBN 978-968-16-1124-8
1. Dios 2. Religión 3. Filosofía I. Ser. II. t.

LC BL51 Z3 Dewey 082.1 B846 V.103

Distribución mundial

D. R. © 1955, Fondo de Cultura Económica
Carretera Picacho-Ajusco 227, 14738, México, D. F.
www.fondodeculturaeconomica.com
Empresa certificada iso 9001:2008
Diseño de portada: Paola Alvarez Baldit
Comentarios: [email protected] fondodeculturaeconomica.com
Tel.: (55)5227-4672. Fax: (55)5227-4694
Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra, sea cual fuere
el medio, sin la anuencia por escrito del titular de los derechos.
ISBN 978-968-16-1124-8

Im preso en México • Printed in México

http://www.fondodeculturaeconomica.com
mailto:[email protected]

Page 200

través de sus temerosos servidores, se quejaban.
Tal podría ser el trasfondo de la acusación de im­
piedad contra Sócrates, que Melyto y Anyto, ce­
gados por una envidia sólo humana, no pudie­
ron ver.

Mas ¿qué se esconde detrás de la definición de la
piedad que proponemos: “Piedad es saber tratar
con lo otro”? Porque tratar con lo otro es simple­
mente tratar con la realidad. Realidad es “la con­
travoluntad” ha dicho Ortega y Gasset, es decir, lo
que me circunda y resiste. El pensamiento filosó­
fico lo ha sabido bien desde su misma raíz, desde
esa pregunta en que el filósofo ha conservado el
asombro infantil y que delata lo extraño que
el ser llamado hombre se siente, lo extraño antes
que ninguna otra cosa.

Y, ahora, nos vemos trasladados a un tiempo
remoto, a un tiempo en que el hombre sin audacia
aún para preguntarse por lo que le rodeaba en­
contraba la respuesta antes que la pregunta, es
decir, la realidad confusa y sin medida. Tiempo
de pura alteración, en que todo trato es aventurado
y temeroso, trato con “lo otro” puro, porque “lo
uno” estaba solamente presente de un modo vela­
do, atrayendo, operando ya, pero sin manifestarse.
Cuando en Grecia aparecen las divinidades olímpi­
cas este tiempo ha sido ya vencido, pues ellas son
las primeras apariciones tranquilizadoras en medio
de sus vaivenes; los rostros por los que el hombre
se siente mirado y a los que el hombre puede mirar.
La envidia, primera forma de parentesco, aparece
cuando ya hay rostros, seres en formación, unidad
en tránsito; cuando “lo uno ' comienza a hacerse
ostensible. Pues la unidad es la que produce la en­
vidia en quien todavía no la vislumbra en su con­
fusa dispersión.

Antes que los dioses se presentaran ante los

Page 201

hombres, la realidad estaba conformada de alguna
otra manera, es decir, no lo estaba todavia y ante
su inmensidad, el hombre, extraño y confundido,
se dirigía verificando algunas acciones específicas,
acciones sagradas, "trato con lo otro”, en que apa­
rece esto que llamamos piedad.

L a FORM A PRIM ERA DE LA PIEDAD

Toda verdadera religión conserva como centro un
misterio en que subsiste el misterio primero, y un
actuar humano adecuado que reproduce estas ac­
ciones sagradas.

El carácter de la religión primitiva de Grecia
no difiere de las demás conocidas. La originalidad
de la religión griega se marca precisamente en la
configuración poética de los dioses olímpicos. Es
la poesía conformando a los dioses y explicando
el mundo lo que hace diferir a Grecia, ya antes de
que hubiese filosofía, de las demás culturas anti­
guas. Y el carácter de pacto que tales dioses tienen
se ve claramente si reconocemos esta analogía pro­
funda de la religión primitiva griega con las más
antiguas del mundo. Y la analogía estriba en que
son antes que nada formas de culto. Un culto
mucho más que una revelación. Diríase que a la
revelación (usamos aquí revelación en sentido ge­
nérico) ha precedido un periodo largo en que el
hombre se ha dirigido a esa realidad misteriosa en
la forma sagrada por excelencia: el sacrificio. Allí
donde hay dioses seguirá existiendo el sacrificio y
las religiones modernas que han diluido a Dios
en “lo divino” no han hecho sino dejar el sacrificio
ilimitado, disolverlo en la angustia indefinible.
Pues la angustia es un mal sagrado, como la en­
vidia, pero todavía anterior.

Al sacrificio precede la angustia. El hombre
guarda —por eso tiene historia— los estados de su

Page 399

El futuro, dios desconocido ........................... 296
La huella del paraíso .................................. 306

IV. Los TEMPLOS Y LA MUERTE EN LA ANTIGUA
Grecia

El templo y sus caminos .............................. 321
Apolo en Delfos ......................................... 336
Eleusis .......................................................... 357
La máscara de Agamenón ........................... 366
La estela ...................................................... 373
In memoriam: el vaso de Atenas ................ 375

V. En l a t r a d ic ió n j u d e o -c r is t ia n a
El Libro de Job y el pájaro ........................ 385

Page 400

El hombre y lo divino, de María Zambrano,
se term inó de imprim ir y encuadernar en marzo de 2012

Impresora y Encuadernadora Progreso, S. A. de C. V. ( i f .p s a ) ,
calzada San Lorenzo 244, 09830, México, D. F.

El tiraje fue de 1600 ejemplares.

Similer Documents